Momento de la presentación de comunidades Energéticas: Gobernanza de la generación distribuida de energía

Las comunidades energéticas facilitan la eficiencia y la lucha contra la pobreza

19 de septiembre de 2023
CATEGORÍA:
Energía
COMPARTE:
TW - FB
  • Según un informe elaborado por la Cátedra de Economía Colaborativa y Transformación Digital de la Universitat de València, en colaboración con Las Naves, presentado hoy
  • El proyecto europeo Power UP, del que el centro de innovación es socio junto con la Fundación València Clima i Energia, ha sido una de las experiencias planteadas

Conocer el potencial de las nuevas formas de producción colectiva de energía por parte de especialistas en políticas públicas del sector, empresas, Administraciones públicas, profesionales del sector eléctrico y consumidores y consumidoras es el objetivo principal del informe ““Comunidades Energéticas: Gobernanza de la generación distribuida de energía” que se ha presentado hoy en Las Naves.

Realizado por la Cátedra de Economía Colaborativa y Transformación Digital, en colaboración con el centro de innovación del Ayuntamiento de València, este documento describe el estado de desarrollo de la energía renovable en España, en relación con el resto de países europeos. Además, ofrece una aproximación a las diferentes formas de comunidades energéticas que existen en Europa y las formas en que estas pueden ser promovidas desde las Administraciones públicas.

Algunas de las principales conclusiones del informe son que, con el liderazgo de los Entes locales, las comunidades energéticas pueden ser una herramienta muy útil en la lucha contra la pobreza energética, así como para aumentar los niveles de eficiencia energética. Además, los avances producidos en la regulación ofrecen nuevos incentivos tanto a la ciudadanía como a las Administraciones públicas para impulsar formas colaborativas de generación distribuida de la energía.

Qué es una comunidad energética

Se trata de una entidad jurídica formada por socios que pueden ser tanto personas físicas como otras asociaciones, pequeñas y medianas empresas (pymes) o, incluso, Administraciones públicas. Esta sociedad, de forma cooperativa, establece una serie de objetivos de obtención de energía para sí misma, una comunidad o terceros beneficiarios.

Las comunidades energéticas permiten aprovechar recursos renovables allí donde están y activan la participación ciudadana en la producción de energía. De hecho, se ha hecho hincapié en el “papel clave” del consumidor y consumidora en dos aspectos fundamentales: por un lado, en el uso eficiente de la energía porque genera lo que consume; y, por otro, porque asume un papel activo en el mercado, produciendo, compartiendo, almacenando y vendiendo energía.

Además, este tipo de organización de autoconsumo compartido contribuye, tal y como se desprende del informe, a luchar contra la pobreza energética ya que permite abaratar los precios para las personas con menos recursos e, incluso, compartirles excedente energético.

Otra de las conclusiones del documento es que los avances en la regulación de la figura de las comunidades energéticas ofrecen nuevos incentivos a la ciudadanía y administraciones públicas para impulsar formas colaborativas de generación distribuida de la energía.

Proyecto europeo Power Up

Durante la presentación del informe se han dado a conocer experiencias prácticas en las que los Entes locales actúan como agentes promotores y facilitadores de las comunidades energéticas.

Dentro de ellas se encuentra el proyecto europeo Power UP, que prevé implementar modelos de producción de energía renovable que garanticen el derecho a la energía en hogares de la ciudad de València en situación de vulnerabilidad. Los socios locales del piloto son el centro de innovación Las Naves y la Fundación València Clima i Energía.

Este proyecto también promueve el modelo Requiem in Power, que consiste en colocar placas fotovoltaicas en cementerios públicos de la ciudad, financiadas, instaladas y gestionadas por el Ayuntamiento de València.

La Missió Climàtica en la Capital Verde Europea 2024

Actualmente València está trabajando en la Missió Climàtica València 2030, primera misión de la estrategia de innovación Missions València 2030, con el objetivo de convertir a València en una ciudad climáticamente neutra. Además, la ciudad ya forma parte de las 112 ciudades que la Comisión Europea ha seleccionado dentro de la misión «ciudades inteligentes y climáticamente neutras».

La Missió Climàtica es uno de los cuatro ámbitos prioritarios del proyecto de València, Capital Verde Europea 2024, junto con la mejora de la infraestructura verde de la ciudad, la movilidad sostenible y recuperación del espacio público, y la alimentación saludable.

COMPARTE:
TW - FB