El codiseño mejora la eficiencia, accesibilidad y sostenibilidad de los servicios públicos de salud 

15 de diciembre de 2021
CATEGORÍA:
Cultura
COMPARTE:
TW - FB
  • La aplicación del codiseño en casos concretos ha permitido mejoras en ámbitos como la seguridad del paciente, la coordinación en la atención al enfermo, la ampliación de servicios y en su accesibilidad
  • Las grandes agendas multinacionales y las estrategias europeas y locales integran la participación ciudadana como pilar en la definición de modelos, políticas, planes y acciones

Las grandes estrategias multinacionales, como la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, instituciones como la Comisión Europea, gobiernos y administraciones públicas están integrando, de forma creciente, los procesos de participación ciudadana y codiseño como pilares en la definición de modelos, políticas, planes y acciones en ámbitos de gran impacto y complejos, como los servicios públicos. Se considera que son la clave para lograr avances en términos de eficiencia, accesibilidad y sostenibilidad y, con ello, mejorar la vida de las personas.

Entre los ámbitos de aplicación, están los modelos sanitarios, en plena revisión y redefinición en el contexto de crisis sanitaria mundial provocada por la pandemia de Covid-19 y ante el progresivo envejecimiento de la población. Un ámbito que abre grandes oportunidades de mejora sobre la base de las alianzas y la colaboración, en opinión de los y las profesionales expertos que intervinieron en la ‘II Jornada de Diseño para la Innovación Social y Diseño Social’, organizada por la Asociación de Diseñadores de la Comunitat Valenciana, promovida por el centro de innovación Las Naves y patrocinada por València Activa.

Las experiencias de codiseño en el ámbito de la salud desarrolladas en otros países, como Canadá, Gran Bretaña, Australia o Nueva Zelanda, dejan patente los resultados positivos de este tipo de procesos en diferentes niveles, como, por ejemplo, en la seguridad del paciente, la reducción de errores médicos, la coordinación en la atención al enfermo, en decisiones clínicas, en la ampliación de servicios y su mayor accesibilidad.

«La creciente integración del codiseño en procesos impulsados por instituciones supone una implicación activa de la ciudadanía, que emerge como un nuevo paradigma transformador de las relaciones entre ambas partes. Los diseñadores van más allá del entorno material, para diseñar sistemas basados en la evidencia que giran en torno a los pacientes y profesionales de la salud, que se convierten en cocreadores», destacó Raquel Pelta, profesora de la Universidad de Barcelona y experta en codiseño, directora científica de la jornada.

Esta premisa, es aplicable a todo tipo de servicios públicos, así como para afrontar diferentes retos en el ámbito de las administraciones públicas y en sectores privados. Por ello, es clave dotar a los y las profesionales del diseño del conocimiento y las herramientas para abordarlos con éxito.

«La creatividad es transversal y las capacidades creativas pueden ayudar a otros sectores, desde la innovación, para generar impactos positivos para todas las personas. En las estrategias europeas, como la New European Bauhaus, y locales, como Missions Valencia 2030, el diseño es contemplado como uno de los agentes clave para conseguir un mundo mejor», apuntó Marta Chillarón, directora de Las Naves.

Experiencias prácticas

Durante la jornada, se expusieron dos casos casos de éxito de codiseño aplicado en salud.

Sara Riveros, diseñadora de la Pontificia Universidad Católica de Chile, explicó cómo el proceso de codiseño en la gestión de las listas de espera en este país ha permitido reducirlas entre el 20% y el 72% en las diferentes especialidades en menos de un año. «El diseño aporta desde el nivel más operativo, hasta el más estratégico, siendo un articulador clave de distintos actores y profesionales. Atiende las necesidades reales con una mirada sistémica y facilita la definición de indicadores para evaluar aspectos críticos. Además, mantiene una cultura de gestión del aprendizaje en la organización», destacó.

Por su parte, Itziar Pobes, diseñadora de servicios, explicó el proceso de cocreación de un programa de prevención de caídas con personas mayores, promovido por Fundación La Caixa, implantado ya en 600 centros en toda España. «Nos dimos cuenta enseguida de la importancia de ser flexibles, para fomentar la identificación y la participación de las personas con las que estábamos trabajando. Además, en el transcurso del proceso, surgen conflictos, y gestionarlos adecuadamente puede resultar enriquecedor para el resultado final del proceso», indicó.

Formación pionera para profesionales del diseño

La segunda parte de la jornada, se centró en el análisis de resultados y balance del ‘Curso de Codiseño aplicado en el ámbito de la salud’, que se impartió en noviembre, con la participación de más de una veintena de profesionales del diseño. Se incluyeron contenidos teóricos, conferencias, presentaciones de casos de éxito y proyectos -entre ellos, ValueCare, de Las Naves, que tiene como objetivo fomentar el envejecimiento saludable y luchar contra la soledad no deseada en personas mayores de 65 años con un estado de salud frágil-. En la parte práctica, se realizó un taller en el que se trabajó con Enfermeras por el Cambio -colectivo ligado al Colegio de Enfermería de Valencia-.

“Las seis líneas que definen el proceso de co-diseño son comunicar, escuchar, diseñar, transformar, gestionar de forma compartida y socializar, pues todo proceso de codiseño supone la creación de una comunidad», señaló Irene Reig, de Carpe Estudio, coordinadora del taller.

Los y las participantes trabajaron con varias herramientas y metodologías para identificar las problemáticas y definir los aspectos prioritarios en los que los diseñadores pueden intervenir.

Se definieron, como ámbitos prioritarios de actuación, lograr que el colectivo de enfermeras tenga más voz y visibilidad pública; garantizar una formación continuada adecuada a las necesidades reales de profesionales y pacientes; el diseño de espacios y objetos físicos más seguros, y una comunicación más fluida (vertical y horizontal).

A partir de ese diagnóstico, entre los posibles ámbitos de intervención desde el diseño, se recogieron desde la definición de modelos y protocolos de comunicación, al diseño de espacios y objetos físicos, la señalética, estrategias y programas formativos, el diseño de la experiencia del paciente y el desarrollo de plataformas y herramientas digitales de apoyo.

«Tenía una idea de lo que el diseño podía hacer por las enfermeras y me he dado cuenta de que era una visión muy limitada, muy utilitaria, y ha cambiado con el taller. Estoy segura de que el futuro de la sanidad será mejor con la colaboración entre ambas profesiones. Nos une la pasión por nuestro trabajo y un mismo objetivo: mejorar la vida de las personas», afirmó Imma Puchalt, representante de Enfermeras por el Cambio.

El codiseño, línea estratégica

«Este curso ha tenido un carácter introductorio y ha sido un primer paso en una línea en la que se necesita seguir trabajando. Existe una demanda de diseñadores en instituciones públicas e irá creciendo, como demuestran los ejemplos internacionales y los proyectos que ya se han desarrollado en España y que indican que vamos en la buena dirección», subrayó Raquel Pelta.

María Navarro, gerente de la ADCV, cerró la jornada destacando que «el diseño es una profesión con impacto decisivo en la economía y en la sociedad, clave para construir un buen futuro para todas las personas. Tiene que existir una formación a sus profesionales que les permita afrontar los desafíos que vamos encontrando como sociedad. Por ello, tras el lanzamiento de la primera edición de este curso de codiseño en salud, pionero en España, vamos a seguir profundizando en esta línea, porque vemos importantes vías de colaboración entre instituciones, sociedad y profesionales del diseño. Hay multitud de oportunidades que, si se abordan desde el codiseño, permitirán construir un mundo más justo, accesible e integrador».

Las Jornadas de Diseño para la Innovación Social y Diseño Social son una iniciativa de la ADCV y Las Naves para promover y difundir nuevas líneas de trabajo dentro de la estrategia de innovación social y urbana, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de todas las personas. Han contado con el apoyo de la New European Bauhaus y València Capital Mundial del Diseño 2022.

En el caso del codiseño para la salud, en el que se ha centrado esta línea de trabajo en 2021, enlaza con la estrategia Missions València 2030, cuyo eje 1 es ‘Ciudad sostenible y saludable’.

Missions València 2030

El centro de innovación Las Naves y la Delegación de Innovación y Conocimiento del Ayuntamiento de València son los responsables de Missions València 2030, un modelo de gobernanza de la innovación basado en misiones que mejoran la vida de las personas. Este modelo de gobernanza aúna a todo el ecosistema de innovación sin excluir a nadie, porque las misiones de una ciudad, de un país o de toda Europa se consiguen desde la diversidad y con la suma de todas las partes, de todo el talento y de todas las fuentes de conocimiento.

Recientemente, se ha lanzado la primera misión, València Ciudad Neutra, con el objetivo de convertir a València en una ciudad climáticamente neutra y formar parte de las 100 ciudades que la Comisión Europea va a seleccionar dentro de la misión «ciudades inteligentes y climáticamente neutras».

COMPARTE:
TW - FB